Imprimir
Categoría: Locales

 

El referente de la Cooperativa San Francisco, Miguel Rosbaco, indicó que "además de los costos elevados de los insumos, que deben cubrirse al estar valorizados en dólares, la sequía de fines de 2017 generó terribles pérdidas a los productores"

.

El grave déficit hídrico que atravesó la provincia a fines de 2017 y principio de 2018 perjudicó fuertemente al sector citrícola, que sumado a los frecuentes aumentos de precios en los insumos valorizados en dólares, continuó acentuando la problemática ocasionando terribles pérdidas.

En comunicación con el referente de la Cooperativa San Francisco, del departamento Monte Caseros, Miguel Rosbaco indicó a EL LIBERTADOR que "el sector está muy mal, porque hubo una superproducción de frutas, pero de tamaños muy pequeños debido a la sequía del año pasado", a lo que agregó: "Entonces esa fruta no puede ser comercializada porque no cumplió con la exigencia del mercado".

Detalló que "tras las pérdidas registradas, fue la Cooperativa la que absorbió parte de los gastos, y se están comercializando en la zona las producciones de esta cosecha, pero a menor precio", a lo que agregó: "De todas formas la demanda es baja; y eso sumado a la escasa producción para ser comercializada profundizó la crisis en el sector".

 "El problema principal que tenemos es el incremento de precios de los insumos agropecuarios, que están valorizados en dólares y hace que cada vez sea más difícil que el productor siga manteniendo su quinta, y a su vez que se sostenga una calidad de fruta acorde para el mercado", precisó Rosbaco, a lo que agregó que "además en el departamento Monte Caseros la gran mayoría de las familias vive de la citricultura, algunos ligados directamente y otros indirectamente, como es el caso de los transportistas por ejemplo".

Rosbaco resaltó que "este año el sector, en general, está peor que en 2017, porque con la sequía no se alcanzó el tamaño acorde y los precios de los insumos siguen subiendo; entonces la ecuación entre lo que uno vende y lo que compra tiene resultados netamente negativos", a lo que agregó: "Las exportaciones han caído mucho también, y ya no somos competitivos".

 Faltantes de Combustibles

 Por otra parte, al ser consultado sobre el desabastecimiento de combustibles que están sufriendo otros sectores, el referente de la Cooperativa San Francisco, aseguró que "por el momento los productores citrícolas no lo ven como una fuerte problemática dado que siempre se cuentan con provisiones" y reconoció: "Sí, se sabe que hay faltantes porque nos hacen esperar una semana a veces cuando queremos comprar y no nos están vendiendo todo lo que solicitamos".
Finalmente señaló que "por mes cada productor gasta cerca de 50 mil pesos en combustibles, sólo para movilizar los tractores en las quintas y circular en la zona local".